By emma de León |

Alpha Prisiones una realidad ya en España.

Pronto publicaremos nuestras propias historias de alpha prisiones. Solsona y Tenerife tienen mucho que contar. Pero mientras toman forma nuestros testimonios os dejamos este precioso relato que pudimos oir en directo estando en Londres en la Leadership Conference 2015

Desde Zambia nos llega la historia de Paul Swala, un ex sentenciado a muerte

descarga (1).jpg

Paul creció como un chico malo y se metió en asuntos que no solo lo llevaron a una cárcel en Zambia sino que había sido sentenciado a muerte.


Recuerda que se encontraba preso con 48 personas en una prisión que era para 20. Y recuerda que un día llegó un equipo de Alpha a la prisión y lo invitaron a participar. 

Al principio no le interesó, porque ya no le interesaba nada, y rechazó la invitación. 
Hasta que un día alguien le ofreció un pequeño libro llamado La vida después de la muerte.


“Voy a ser ejecutado, así que necesito saber qué pasará después de mi muerte”     pensó. Leyó el libro y entonces decidió participar de Alpha.


“Fui a Alpha pero no quería comida porque creía que me iban a envenenar…” cuenta entre risas.


Pasaron tres semanas y sucedió algo especial, una nueva relación.

Nunca en mi vida tuve un amigo como Jesús, es tan agradable y tan dulce, desde que lo recibí empecé a hablar con él como hablo con cualquier persona, mi vida cambió, la sonrisa se dibujo en mi cara y mi corazón se llenó de paz.

Un día se atrevió a hacer su propia oración y dijo:
"Jesús se que estás escuchándome, leí que eres el mismo hoy, ahora y siempre. Por eso quisiera proponerte algo así como un trato. Si tu me sacas de esta prisión te serviré por el resto de mi vida."


La Biblia dice que no hay nada imposible para Dios y si todo era posible entonces Paul deseaba poder salir de la cárcel con vida. 
Llegó el  juicio y muchos iban a recibir distintas sentencias, otros iban a ser declarados inocentes y otros libres, en total eran 72.


Se leyeron las sentencias, se leyeron 69 nombres, faltaban 3. 
Y allí se produjo un silencio absoluto, Paul no entendía qué pasaba hasta que escuchó una voz desde el estrado que decía “Paul, estás libre."
Sin poder creerlo preguntó “¡¿Yo?!” y ante la respuesta afirmativa no pudo más que gritar “¡Alabado sea Dios!"


La exclamación se escuchó en toda la sala, recuerda emocionado que por un momento se olvidó de la solemnidad y dejó salir el gozo que tenía dentro por estar vivo.
Hizo una promesa, y la cumplió.

El gobierno autorizó su entrada a la cárcel para hablar con los presos, hoy es el coordinador nacional de prisiones de Zambia. Hoy Alpha se realiza en 48 prisiones de Zambia, solo 8 cárceles del país aun no han abierto sus puertas pero el objetivo es que para Julio de 2015 todas lo realicen. 

"Es evidente y todos son testigos, si vienes a Zambia verás que la taza de crimen descendió mucho porque antes cuando los jóvenes iban a prisión allí recibían entrenamiento para ser peores, pero ahora se los entrena para ser mejores, para ser cristianos y llevar el evangelio fuera."

"Es un gran regalo de Dios, mi amor para él es enorme."

Pin Goog
Close
Alpha is an opportunity to explore life and the Christian faith, in a friendly, open and informal environment.
Try Alpha